Fangoterapia

fangoterapia o terapias de barro

 

Como la gran mayoría de los tratamientos naturales la fangoterapia se lleva utilizando por el hombre desde hace siglos para diferentes usos terapéuticos.

La palabra “Fango” proviene de la traducción italiana de “barro”, aunque los llamados tratamientos de barros también se llevan a cabo con arcillas y turbas.

Estos materiales naturales (barro, arcilla y turba) tienen sus propias propiedades especiales, pero en general producen calor por lo que se utilizan como aplicaciones térmicas para dolores crónicos. Si bien, entre otros beneficios reconocidos también estimulan la circulación y el flujo linfático, favorecen la desintoxicación y ayuda al cuerpo a relajarse.  Incluso algunos tipos de barros poseen propiedades antiinflamatorias y analgésicas que son muy eficaces para lesiones de los tejidos blandos.

Otro factor que ha hecho crecer el interés de las personas por los tratamientos de barro es sus probados beneficios como elementos de belleza para el cuidado de la piel y el cabello.

La sensación de ser cubierto de barro espeso y cálido es una sensación agradable y única para los pacientes, por este motivo los servicios que utilizan barro para la salud y el bienestar son ofrecidos ampliamente por centros de spa.

Historia de la fangoterapia

El uso de la tierra con fines curativos ha sido siempre muy común desde la antigüedad. Por ejemplo el uso de barro del Mar Muerto en Israel se conoce desde hace millones de años y muchos han elogiado su calidad terapéutica desde el período del imperio romano.  Si bien en la Edad Media perdió mucho auge, en los tiempos modernos, la terapia de lodos volvió a la práctica como un valioso agente terapéutico.

Durante los siglos XVII al XIX, la terapia de barro se hizo muy popular en Europa. Los tratamientos para enfermedades crónicas se realizaban con aguas minerales y bolsas de barro de diferentes temperaturas y composiciones.

Fue Emanuel Felke (1856 – 1926) un pastor evangélico alemán que también practicaba como terapeuta natural, quien desarrollo una Terapia de Lodo por lo que fue apodado como “el pastor de la arcilla”. Tiempo después Adolph Just  (1859 – 1936), uno de los pioneros de la cura natural abogó por un "Regreso a la Naturaleza", utilizando alimentos naturales, agua limpia, aire fresco y arcilla de tierra.

Durante la segunda mitad del siglo XX se desarrolló la farmacología, que dió el paso para que la fangoterapia se empezase a considerar dentro de la medicina alternativa. Además de esto, la mayor demanda de una forma de vida más natural y saludable ha potenciado su uso en spas.

Recientemente, la investigación de científicos italianos reveló que el tratamiento con lodo térmico de aguas termales o fangoterapia mejoraba el estado de pacientes artríticos a través de la mejora de la circulación.

Los lodos orgánicos atrajeron a los terapeutas, debido a su consistencia suave y estructura fina y uniforme con la que podría ofrecer alivio a los músculos tensos  y rápidamente cura los hematomas. El lodo también se está volviendo particularmente popular en la cirugía estética y sirve para la recuperación y el cuidado de la piel.

La atracción por las terapias de barro por el ser humano, se deben a su singularidad. Los barros son muy diferentes y como no pueden ser de otra forma tienen diferentes efectos. Estos tratamientos naturales sirven para una amplia gama de necesidades, ya sean dolencias o otras afecciones o simplemente por su uso cosmético.

Que es la fangoterapia

La fangoterapia  se compone de una  serie de tratamientos tópicos, utilizado en la medicina natural, que consiste en la aplicación de tierra mezclada con agua, arcillas, barro o turbas,  para conseguir beneficios tanto curativos como estéticos.

Su práctica consiste en la aplicación de una capa de barro húmedo sobre el cuerpo, dejando que esta se seque completamente sobre el mismo. En muchas ocasiones, estas aplicaciones se complementan con hierbas y masajes, lo que permite una mayor relajación a los pacientes.

Los lodos que nos ofrece la naturaleza contienen muchos elementos importantes, como los minerales, que al aplicarse en el cuerpo humano son absorbidos por la piel. También los lodos tienen la capacidad de ayudar a prevenir enfermedades y absorber toxinas o simplemente se utilizan para refrescar y relajar el cuerpo, ya que contienen la humedad durante mucho tiempo.

Propiedades del barro

Tanto el barro como la arcilla tienen una gran capacidad de absorción, que le permite retener partículas líquidas e incluso gaseosas. Pero sin duda su gran virtud es la capacidad de depositar estas partículas cuando se encuentran en suspensión.

Como vemos la aplicación de un barro o arcilla rico en minerales y sales es una forma de proporcionarle al cuerpo estos elementos para una fácil absorción. Si bien esta no es su única virtud ya que el barro también permite:

  • Depurar el organismo al depositarse sobre bacterias o toxinas bacterianas.
  • Capacidad de intercambio térmico. Los barros mantienen la temperatura durante mucho tiempo por lo que son ideales para trasmitir calor o frio a las diferentes partes del cuerpo.
  • Desecar superficies heridas que supuran.

Beneficios de la fangoterapia

El tratamiento de las terapias de barro o lodo tiene una amplia gama de beneficios para la salud. Se ha encontrado que su aplicación es útil en tratamientos como:

  • Estreñimiento.
  • Lumbago.
  • Calambres abdominales.
  • Dolores crónicos.
  • Gripe.
  • Reumatismo.
  • Gota.
  • Dolencias hepáticas.
  • Renales.
  • Colitis.

También se recomienda para:

  • Inflamaciones.
  • Problemas oculares.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de muelas.
  • Otras condiciones de dolor generales.

 

Pero aparte de los beneficios terapéuticos no podemos olvidarnos de otras ventajas de estos tratamientos fango-terapéuticos, como:

- Los efectos del barro son refrescantes, estimulantes y revitalizantes.

- Para heridas y enfermedades de la piel, la aplicación de barro es una venda natural.

- La terapia de barro se usa para dar frescura al cuerpo.

- Diluye y absorbe las sustancias tóxicas del cuerpo y finalmente las elimina del organismo.

 

Otras indicaciones de la fangoterapia

Las compresas y emplastos de arcilla están especialmente indicados para situaciones:

Lesiones articulares. Encuadra lesiones agudas, inflamatorias, crónicas o de origen degenerativo. También están indicadas para la recuperación de miembros que han sufrido fracturas.

Problemas en la piel. Eficaz con problemas de acné, seborrea, forúnculos y abscesos, También se muestra eficaz para irritaciones.

Picaduras de insectos. Calman el escozor  y reducen la inflamación.

Dolores de cabeza y migrañas. Las compresas de arcilla se muestran muy eficaces al situarlas en las zonas donde se siente el dolor.

Uso cosmético. Los emplastos de arcillas depuran y limpian la piel al absorber tanto el exceso de grasa como las impurezas.

Estreñimiento. Pueden aplicarse lavativas con soluciones muy poco concentradas de agua arcillosa. Al contrario se pueden utilizar como astringente (regulando el tránsito intestinal y el ritmo deposicional), estas soluciones arcillosas se emplean básicamente para depurar el tubo digestivo.

 

Que es la fangoterapia

Tipos de fangoterapia

Como hemos visto existen muchos tratamientos diferentes que se llevan a cabo con barro, dependiendo del tipo de lodo o arcilla a utilizar y sobre todo del fin beneficioso que pretendemos obtener.

A continuación vamos a intentar enumerar los más comunes:

 

Vendas de barro

El barro fino es mezclado con agua para conseguir una pasta suave, que posteriormente se extiende sobre una venda o tela del tamaño de la zona a tratar. Una vez colocada la venda se mantiene entre 10 a 30 minutos en contacto con la piel.

 

Fangoterapia corporal o baños de barro

Se trata de cubrir el cuerpo de barro o arcilla suave. Se puede llevar a cabo con vendas pero lo más habitual es tomar un baño directamente en la mezcla.

 

Tratamientos con turbas

Muy popular debido a sus muchos usos y la facilidad de aplicación. Para su aplicación se utilizan turbas o arcillas ricas en ácidos húmico, celulosa y ácidos fúlvicos que se mezclan con agua fría o caliente. Sus usos más habituales son para problemas de insomnio, relajación, artritis, dolor musculoesquelético o simplemente la estimulación del sistema inmune.

 

Fangoterapia termal  o Terapias Peloids

Los peloides son agentes termoterapéuticos, constituidos por un componente sólido (arcilla virgen rica en minerales y humus) y otro líquido, que puede ser agua mineromedicinal, de mar o de lago salado. Este término también se utiliza como sinónimo de fango termal.

Estos tratamientos se utilizan para tratar afecciones o dolencias de la piel, ciática, osteoartritis, reumatismos y otros problemas más comunes a los tratamientos de belleza como pueden ser imperfecciones, arrugas o espinillas.

 

Parafango

Estos tratamientos están llevados a cabo con barro o arcilla que contienen ceniza mineral volcánica, extracto de algas marinas y parafina.

Estos fangos ayudan en la degradación del colágeno y el elastano en la piel, siendo también muy eficaces para tratar hinchazones alrededor de articulaciones y como relajante muscular.

 

Máscaras de barro

Un tratamiento muy popular debido a la amplia variedad de productos que existen en el mercado y su reducido coste. Son utilizadas tanto para problemas de la piel o tratamientos anti-envejecimiento. Estas mascaras estan compuestas de arcillas mezcladas con minerales e incluso con perfumes.

 

Fangoterapia para la celulitis

Estos tratamientos de fangoterapia para combatir la celulitis con también muy populares. Utiliza barros muy ricos en oligoelementos y minerales, que eliminan el exceso de líquido presente en los tejidos, lo que ayuda a reducir la hinchazón impidiendo la relajación de los tejidos.

 

Fangoterapia capilar

Utilizado como tratamiento cosmético de belleza y cuidado del cabello.

El barro o arcillas capilares reparan y nutren cabelleras frágiles y maltratadas, devolviéndoles fuerza y protección.

Existen tratamientos con arcillas también para casos de alopecia, ya que estas mezclas consiguen liberar al cuero cabelludo de impurezas y exceso de grasa.

 

Masajes con fangoterapia

Muy utilizados en centros de Spa debido a la gran relajación que consiguen debido por un lado a la eficacia de la masoterapia combinada con los beneficios terapéuticos del barro o la arcilla utilizada.

Tipos de fangos, barros y arcillas

Dentro de la fangoterapia podríamos incluir todos los tratamientos que se llevan a cabo con la mezcla de tierra y agua. Pero es necesario diferenciar entre los diferentes barros, fangos y arcillas.

Los barros provienen directamente de la tierra, mientras que los fangos son extraídos de los fondos marinos, de lagos, manantiales, ríos, etc.  Lo que les hace más ricos en minerales, sales y oligoelementos. Los más populares podrían ser:

Lodos marinos. Muy ricos en sales minerales y algas microscópicas.

Lodos de río y pantanos. Muy ricos en ácidos y azufre, se suele utilizar para:

  • Activar la circulación.
  • Problemas musculares y articulares.
  • Procesos inflamatorios.
  • Sedantes.

 

Tipos de barro

Los barros utilizados en fangoterapia son extraídos a diferentes profundidades para posteriormente ser filtrados y secados para eliminar la vida microscópica.

Se  pueden clasificar según su origen y composición de diferentes maneras, aunque los más populares son los extraídos de zonas volcánicas.

 

Turbas

Son fangos y barros procedentes de la descomposición de organismos animales y vegetales, provienen también de aguas mineral sulfurosas, alcalinas, carbonatadas o ferruginosas.

 

Composición de las arcillas

Las arcillas son el producto de la descomposición de granitos y rocas sedimentarias expuestas a grandes presiones y temperaturas altas. Su principal componente es el caolín, que le otorga unas propiedades absorbentes y plásticas superiores a cualquier tipo de barro.

Otro aspecto muy peculiar de las arcillas es que recogen los elementos minerales de las zonas o regiones donde son extraídas, por lo cual cada arcilla puede llegar a tener propiedades diferentes.

Dependiendo de sus propiedades podríamos distinguir entre las llamadas variedades blanca, roja, verde o gris, cada una de ellas indicada para diferentes tratamientos.

Como hacer fangoterapia en casa

Podemos comenzar a realizar diferentes tratamientos de fangoterapia en nuestra casa debido a su facilidad. Para llevarlo a cabo el mejor producto es la arcilla, la cual es muy fácil de encontrar en muchos comercios especializados.

Estas arcillas las podemos aplicar de diferentes maneras:

En principio, podemos dividir los usos de las arcillas en externos, corno las compresas, cataplasmas de uso directo y baños, e internos, en forma de bebidas, irrigaciones, lavativas, etc.

Compresas. Se elaboran sumergiendo paños en disoluciones realizadas con arcilla y más o menos agua (fría o caliente).  Antes de aplicar se escurren para colocarlas en las zonas a tratar y se cubren con un paño seco.

Cataplasmas. Muy similares a las compresas y de igual preparación y aplicación, la diferencia es que en estos casos se utilizan capas mucho más gruesas de arcillas.

Aplicación directa. No se utiliza ningún material para aplicar las arcillas y se depositan directamente en la piel, para después cubrirlos con un paño.

Baños. Se sumerge la zona a tratar en la mezcla de arcilla y barro. Pueden ser en recipientes adecuados para cada zona o directamente en una bañera.

Soluciones para ingerir. Son arcillas preparadas en polvo para su ingestión disuelta en agua mineral y dejada reposar durante varias horas para remover de nuevo justo antes de ingerir.

Contraindicaciones  de la fangoterapia

Como hemos visto los barros, lodos y arcillas tienen muchas propiedades terapéuticas pero hay que tener muy en cuenta que no todos los barros son validos para realizar tratamientos sin riesgo.

Las materias primas utilizadas en las terapias de barro han sido tratadas para ser totalmente estériles y disponer del grano adecuado para el uso al que se va a destinar.

Por otro lado, una aplicación prolongada puede producir cambios en la frecuencia cardiaca y respiratoria por lo cual se desaconseja para pacientes que sufran problemas de corazón, arteriales, insuficiencias respiratorias, enfisemas o problemas pulmonares.

El calor que desprenden algunos de estos tratamientos también puede ser perjudiciales en zonas con varices, hemorragias o tromboflebitis, incluso pueden ser desaconsejables durante la fase de menstruación.

Los tratamientos para su ingestión  no deben ser llevados a cabo por pacientes que sufran de problemas renales o cardiovasculares.

Antes de llevar a cabo cualquier tratamiento terapéutico de fangoterapia consulte a su medico

Como hemos visto, existen elementos tan simples como la tierra y el agua que nos pueden ayudar a llevar una vida sana y natural debido a sus cualidades minerales, revitalizantes y estimulantes. La naturaleza nos vuelve a brindar sus beneficios, esta vez en forma de fangoterapia.

Gracias por compartir