Aromaterapia

Los beneficios de la aromaterapia y los aceites esenciales

 

La aromaterapia es una práctica muy antigua, que ya era conocida en tiempos de los griegos y los romanos, se basaba en la curación a partir de la aplicación de aceites procedentes de las plantas aromáticas convertidas en cremas, ungüentos y pomadas.

La aromaterapia en la actualidad, sigue siendo un tratamiento natural que forma parte de la fitoterapia, basado en la aplicación sobre el cuerpo humano de productos que se obtienen destilando las plantas aromáticas y que son conocidas como aceites esenciales.

Hay que remontarse a la época de Avicena (medico árabe medieval), en el siglo X, para encontrar algunas referencias de este tipo de destilación, que consiguieron por primera vez los árabes, por esta razón se han conocido, durante mucho tiempo como “perfumes árabes”.

Otra forma de conseguir aceites de las plantas y flores aromáticas es por un procedimiento de prensado, o con disolventes especiales. En ambos casos, el resultado es un proceso aleaginoso, muy perfumado, cuya calidad dependerá en gran medida de la frescura de la planta y de la flor de la que se ha extraído.

 

Beneficios de la aromaterapia

Los beneficios de la aromaterapia son cada vez más reconocidos, llegando a ser útiles en el tratamiento de heridas, en terapias psiquiátricas, así como sucedáneo de los sedantes químicos en los hospitales y como una ayuda muy eficaz contra el insomnio de los pacientes.

Las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales muy concentrados, procedentes de las plantas aromáticas, producen una fuerte acción física y psicológica. Ejerciendo un fuerte efecto, tanto sobre el cuerpo, como en la mente en numerosas dolencias psicosomáticas.

Las principales cualidades de los tratamientos aromaterapéutico, con el empleo de aceites esenciales,  están en su poder de actuación sobre todo organismo en general.

  • Como medio para combatir las infecciones.
  • Por su potente acción antiespasmódica.
  • Para conseguir acciones analgésicas.

Complementariamente, su fuerte y agradable perfume, llega a través del olfato hasta el cerebro, incluyendo en los estados mentales, en especial sobre la memoria, y en funciones tan vitales como despertar el apetito o ayudar a conciliar el sueño.

Gracias a la aromaterapia y a sus aceites esenciales, es posible conseguir en algunos casos de enfermedades psicosomáticas, una coordinación y equilibrio entre la mente y el cuerpo, que ayuda a normalizar el espíritu del paciente, en caso de angustia aguda.

 

Los aceites esenciales

La aromaterapia podría considerarse como la práctica de usar los aceites naturales extraídos de flores, corteza, tallos, hojas, raíces u otras partes de una planta para mejorar el bienestar psicológico y físico. Estos aceites naturales son conocidos como aceites esenciales.

Al inhalar estos “aceites esenciales" se estimula la función cerebral. Por otra parte estos aceites son absorbidos a través de la piel, donde viajan a través del torrente sanguíneo y pueden promover la curación de todo el cuerpo.

Los aceites esenciales se extraen de formas diferentes, bien por destilación o por presión. Siendo la destilación el método más empleado para su extracción. Esta técnica consiste cocer al vapor la parte seleccionada de la planta hasta que se descomponga. El subproducto procedente de esta fase de descomposición es el aceite de la planta, que se enfría, se separa del agua y finalmente se filtra para conseguir un aceite esencial puro.

Existen una gran cantidad de aceites esenciales disponibles en el mercado, como lavanda, árbol de té, pachulí, jazmín o romero, por citar los más conocidos. Cada uno de los cuales poseen sus propias cualidades y propiedades curativas. Estos aceites esenciales no deben de ser confundidos con perfumes u otros aceites de fragancias. Los aceites esenciales son obtenidos de la planta de forma natural, mientras que los aceites de fragancia se producen químicamente, e imitan ciertos aromas para su posterior uso en perfumes, colonias, velas, etc.

Algunos aceites se encuentran demasiado concentrados para aplicarse directamente sobre la piel. En este caso, se debe de combinar con un aceite o loción neutra para diluirlo. Aplicar aceites puros en la piel puede causar reacciones, como erupciones o quemaduras.

 

Tratamiento de aromaterapia

Los tratamientos de aromaterapia suelen realizarse normalmente por inhalación o como una aplicación tópica.

Inhalación

Para este tratamiento, se provoca la evaporación de la mezcla de aceite en el aire, para su inhalación, mediante un difusor, aerosol, o simplemente a través de un baño de vapor.

Además de su agradable olor, los aceites de aromaterapia producen desinfecciones respiratorias y descongestionantes. Por otro lado, las moléculas inspiradas pasan a los pulmones, y de allí a otras partes del cuerpo, gracias al torrente sanguíneo. Actuando sobre el ritmo cardíaco, la presión arterial, la respiración, la memoria, el estrés y el equilibrio hormonal.

Aplicaciones tópicas

Los aceites se absorben a través de la piel mediante masajes. Masajear el área donde se aplica el aceite estimular la circulación y aumentar la absorción.

Los aceites esenciales nunca deben de aplicarse directamente sobre la piel. Deben diluirse en una cantidad máxima del 5% en los denominados aceites portadores. Los aceites transportadores más comunes son el aceite de almendras o el aceite de oliva.

Algunas personas pueden ser alérgicas a algunos tipos de los aceites esenciales. Si aparece cualquier tipo de respuesta alérgica, por pequeña que sea, hay que dejar de usar este aceite inmediatamente, incluso evitar su olor.

 

Que dolencias cura la aromaterapia

La aromaterapia se basa en el principio de que las fragancias naturales, o los aceites esenciales, de ciertas plantas o flores afectan a nuestro estado de ánimo, además de ofrecernos otros beneficios medicinales, debido a sus propiedades antidepresivas y antibacterianas.

Estos aceites esenciales son capaces de producir efectos físicos o emocionales por sí solos. Por ejemplo, la lavanda es un calmante ampliamente conocido, mientras que la menta estimula nuestro estado de ánimo. Los aromaterapeutas proceden a mezclan diferentes aceites para lograr el efecto deseado.

A continuación recogemos un listado con los aceites esenciales más populares. Si queremos probar sus propiedades podemos agregue unas gotas en un difusor o simplemente imprégnalo en una bola de algodón para lograr el efecto deseado.

 

Alivio del estrés
Bergamota, manzanilla, lavanda, limón, naranja, pachulí, vainilla, ylang ylang

Ansiedad / Miedo
Bergamota, manzanilla, incienso, jazmín, lavanda, neroli, pachulí, rosa, sándalo

Autoestima
Bergamota, ciprés, jazmín, naranja, romero

Tristeza
Bergamota, manzanilla, incienso, pomelo, jazmín, lavanda, limón, naranja, rosa, sándalo, ylang ylang

Fatiga
Albahaca, Bergamota, Incienso, Jengibre, Jazmín, limón, pachulí, hierbabuena, romero, sándalo

Nervios
Manzanilla, lavanda, mandarina, sándalo

memoria
albahaca, limón, hierbabuena, romero

Afrodisíaco
jazmín, pachulí, rosa, sándalo, vainilla, ylang ylang

 

Beneficios de las terapias con aromas

En la mayoría de los casos la aromaterapia es utilizada como una terapia complementaria. Debemos de conocer que este tipo de tratamientos no proporciona una cura para enfermedades, pero ayuda y apoya otros tratamientos convencionales para diversas afecciones.

Se ha demostrado su eficacia en situaciones de:

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Depresión
  • Fatiga e insomnio
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza
  • Problemas de circulación
  • Problemas menstruales
  • Problemas de menopausia
  • Alopecia o pérdida de cabello
  • Náuseas

Aceites esenciales para aromaterapia, extraídos de flores y plantas

 

Como actúa la aromaterapia en un masaje

La aplicación de los aceites esenciales en un tratamiento a base de aromaterapia, será particularmente eficaz durante un masaje linfático manual, porque su efecto se dirigirá directamente sobre el sistema circulatorio, provocando una estimulación del flujo linfático y una eliminación general de toxinas.

La limpieza y depuración que aporta un masaje aromático del sistema linfático, también juega un papel importante en las lucha y prevención de infecciones, ya que el sistema linfático, contrariamente al sistema circulatorio sanguíneo, no tiene una estación central de bombeo y depende de la compresión de los músculos que lo rodean y de la actividad general del cuerpo, por lo que un oportuno masaje estimulara la circulación de la linfa.

La fatiga causada por un trabajo sedentario o el permanecer mucho tiempo de pie, precisa un masaje linfático para compensar la falta de ejercicio de nuestro cuerpo, con una aplicación de la aromaterapia, que permitirá estimular y limpiar el sistema.

También son interesantes los baños aromáticos, por permitir una relajación natural y sana, junto a la limpieza de toxinas que efectuarán los aceites esenciales al penetrar por los poros de nuestra piel.

Será muy apropiado cambiar de vez en cuando los aceites esenciales de la terapia, así como añadir una dieta de desintoxicación adecuada, a la vez que un programa de ejercicios y de técnicas antiestrés.

Como elemento complementario de otras terapias naturales, como la reflexología en la osteopatía, muchos terapeutas utilizan la aromaterapia, ya que ayuda a aliviar los espasmos musculares, colaborando a la efectividad de cualquier tratamiento de los huesos.

 

Que aporta la terapia de los aromas a un paciente

Cuando un paciente se decide a visitar a un terapeuta especializado en aromaterapia debe facilitar todos los detalles de sus problemas, para poder elegir el aceite esencial más adecuado, de acuerdo con las características de las dolencias a tratar.

Las posibilidades pueden ser tantas que, desde el primer momento el terapeuta debe saber si será necesario un simple masaje relajante o es preciso un tratamiento en profundidad para eliminar alguna dolencia crónica.

Dado que cada paciente tiene sus características propias el terapeuta necesita el máximo de información para poder elegir el aceite indicado, o la mezcla de varios de ellos, ya que cada paciente tiene una personalidad única y, por lo tanto,  necesidades físicas y emocionales diferentes.

Cómo el aromaterapeuta es buen conocedor de las características de todos los aceites esenciales, de sus usos y contraindicaciones, así como los aspectos físicos y emocionales que pueden producir en cada paciente, siempre podrá tratar los elementos básicos de la enfermedad, teniendo en cuenta tanto los síntomas físicos como los hábitos, el Estado intelectual y el tipo de vida que lleva a cabo al paciente.

Esperamos que esta breve guía sobre la Aromaterapia y sus aceites esenciales puedan ayudarte para una mejor vida sana y natural.

Gracias por compartir