Lavanda

Lavanda. Planta medicinal.

La lavanda  (lavandula officinalis) es una de las más conocidas hierbas curativas, pero además también es apreciada por sus muchos usos culinarios, y por el colorido que otorga a los jardines desde principios del verano hasta el otoño. Con su follaje verde plateado, sus puntas de flores verticales y su forma compacta y arbustiva, la lavanda es ideal para crear setos informales.

Aunque la lavanda es originaria del Mediterráneo, hay muchas variedades que ofrecen una vasta selección de tiempos de floración, colores, formas de flores y tamaños, que contrariamente a su nombre, no todas las lavandas son moradas.

La planta de lavanda se ha utilizado desde los tiempos del antiguo Egipto para la purificación, la protección contra las enfermedades y por sus cualidades aromáticas. De hecho, el aceite esencial de lavanda es el aceite esencial más utilizado en el mundo, por muchas razones.

La lavanda es una hierba sencilla pero poderosa que ayuda a combatir la ansiedad, el insomnio, la depresión y los efectos del estrés. Podríamos decir que es una hierba imprescindible para todos los entusiastas de la salud!

 


 

Usos medicinales

 
- Relaja y contribuye al descanso nocturno

- Alivia jaquecas y tensión

- Cura heridas, quemaduras y picaduras de insectos

 

Propiedades de la Lavanda

 

  • Carminativo
  • Alivia los espasmos musculares
  • Antidepresivo
  • Antiséptico
  • Antibacteriano
  • Estimulante circulatorio

 

Preparación

 
Aceite esencial. Ayuda a disminuir el dolor y alivia la irritabilidad nerviosa. Sin diluir, es un remedio ideal para prestar primeros auxilios.
 
Infusión: Se prepara con las flores. En caso de indigestión, beba media taza de infusión de lavanda por día.
 
Tintura: Para combatir el insomnio, beba media cucharadita diluida en agua, todas las noches.

 

Prescripciones

 

Depresión

Las flores de lavanda son célebres por su efecto suavizante y calmante, por lo que esta hierba se utiliza para calmar los nervios y reducir la irritabilidad.
 

Insomnio

Combinada con otras hierbas sedantes, la lavanda se coloca desmenuzada en bolsitas aromáticas que, dentro de las almohadas, ayudan a inducir al sueño. Vierta unas gotas de lavanda en su baño de inmersión o sobre la almohada para relajarse y prepararse para un sueño reparador.
 

Primeros auxilios

El aceite esencial de lavanda es un remedio valioso para primeros auxilios. Por sus cualidades fuertemente antisépticas, contribuye a curar heridas y quemaduras.
Friccionado suavemente sobre las picaduras de insectos, alivia el dolor y la inflamación. Puede ser utilizado para tratar la sarna y los piojos. Para aliviar la jaqueca, masajee las sienes con unas gotas de aceite esencial de lavanda.
 

Asma

El efecto relajante de la lavanda la convierte en un remedio ideal para algunos tipos de asma, especialmente los relacionados con cuestiones nerviosas.
 

Digestión

La lavanda calma la indigestión y los cólicos, y alivia la hinchazón y las flatulencias.

 

Precauciones

No ingiera el aceite esencial, salvo en el caso de contar con la supervisión de un profesional.

Propiedades de la lavanda

 

 
Conoce más plantas medicinales y sus modos de utilización para conseguir una vida saludable y natural.

Gracias por compartir