Quiropráctica

Quiropráctica

 

Los dolores de espalda han acompañado a los hombres desde tiempos ancestrales. Las lesiones vertebrales son una clara consecuencia de la posición bípeda de los humanos, que provoca que la mayor parte de nuestro peso sea soportado por la columna vertebral, las caderas, las articulaciones y las extremidades inferiores.

Desde siempre las exigencias del trabajo físico han producido dolencias y lesiones en nuestra espalda, combinado con malas posturas que adoptamos tanto a la hora de trabajar como en nuestro hogar y la forma en que llevamos a cabo ciertos esfuerzos nos predispone a sufrir este tipo de lesiones.

Que es la terapia quiropráctica

La Quiropráctica es una disciplina de medicina natural que utiliza técnicas manuales, masajes y manipulaciones tanto en la columna vertebral como en otras articulaciones y tejidos blandos. Combinado con ejercicios físicos, la dieta adecuada y la reeducación en los hábitos de ciertas posturas, alivia los dolores relacionados con la columna vertebral.

Sin embargo, los beneficios de su tratamiento llegan más allá, ya que al tratar adecuadamente las vertebras, cesa en muchos caso la compresión que estas ejercen sobre los nervios raquídeos. La eliminación de esta compresión tiene grandes beneficios, ya que muchos órganos del cuerpo humano están afectados por estos nervios.

La manipulación de la columna vertebral puede ser útil para varias afecciones además del dolor de espalda, como la migraña, cefaleas, dolor de cuello, articulaciones y el conocido como latigazo cervical. Si bien la manipulación espinal parece beneficiar a personas con afecciones como dolor de espalda, cuello y hombro hasta asma, síndrome del túnel carpiano, fibromialgia y dolores de cabeza.

La base fundamental de la quiropráctica se basa en que la mayor parte de las enfermedades son causadas por problemas de la columna vertebral, que presionan los nervios circundantes​ impidiendo el funcionamiento normal de nuestro organismo y su capacidad de autocuración.

Causas de los dolores de espalda

Las causas del dolor de espalda podrían agruparse en cuatro tipos:

  • Traumáticas.
  • Inflamatorias o infecciosas.
  • Degenerativas (desgaste y descalcificaciones).
  • Alteraciones congénitas.

Cuando las vértebras no tienen una movilidad normal como consecuencia de alguna alteración, como defensa a esta situación nuestro propio cuerpo genera una contractura cuyo fin es bloquear la vértebra e inmovilizarla. Esta contractura también se puede generar progresivamente por causa de malas posturas que obligan a nuestros músculos a realizar un sobreesfuerzo compensatorio.

Estos bloqueos producidos por las contracturas pueden no ser dolorosos en los casos donde las zonas adyacentes a la lesión no se ven obligadas a compensar esta fijación, pero siempre que la movilidad articular no sea normal terminará provocando lesiones en las articulaciones, los ligamentos o las cápsulas. Sin el tratamiento adecuado estos problemas pueden volverse crónicos.

Como trabaja el quiropráctico

Los profesionales en quiropráctica, a los que a menudo se hace referencia como médicos quiroprácticos, practican esta disciplina desde un enfoque práctico y sin medicamentos para una atención médica que incluye el examen, el diagnóstico y el tratamiento del paciente.

En la primera visita, el quiropráctico por norma general realiza un historial médico del paciente y realizan un examen físico. El terapeuta suele proceder a explorar al paciente que suele estar sentado en la mesa de examen. A través de la presión con los pulgares en la columna del paciente busca la zona de dolor en el punto bloqueado y sus inmediaciones, con un énfasis especial en la columna vertebral. Si lo considera necesario procederá a realizar otros exámenes o pruebas, como rayos X.

Si el tratamiento quiropráctico se considera adecuado para los problemas del enfermo, se desarrollará un plan de tratamiento.

Estas manipulaciones son distintas según se produzca el bloqueo en diferentes partes de la columna, ya que el bloqueo puede ser cervical, dorsal o lumbar. Los quiroprácticos usan diferentes técnicas para los diferentes tratamientos como pueden ser:

  • Una vez que ha localizado el punto exacto, el quiropráctico suele realizar una sacudida ligera y rápida, con rebote, cuyo fin es movilizar la articulación. Su fin es aplicar una fuerza controlada y específica sobre las vértebras afectadas (Ajuste quiropráctico).
  • Manipulación de la columna: Utilizan las manos para aplicar fuerza a los músculos, huesos y articulaciones en la columna vertebral y sus alrededores.
  • Movimientos de empuje cortos y agudos.
  • Movimiento gradualmente de las articulaciones en diferentes posiciones.
  • Estiramientos musculares.

Un tratamiento de quiropraxia por norma general no es doloroso, pero algunas personas más sensibles al dolor pueden experimentar cierta incomodidad. Indique a su quiropráctico cualquier tipo de tratamiento que le resulte doloroso.

Consulte a su médico de cabecera si no está seguro de que la quiropráctica sea adecuada para su dolencia.

 
Que es la quiropraxia
 

El ajuste quiropráctico

Uno de los procedimientos más conocidos y comunes que realizan los médicos de quiropráctica es el ajuste quiropráctico, también conocido como manipulación espinal.

El propósito del ajuste quiropráctico es restablecer la movilidad de las articulaciones aplicando manualmente una fuerza y presión controlada en las articulaciones que sufren problemas de movilidad o tienen un movimiento restringido.

A través de la manipulación, o el ajuste de la articulación y los tejidos afectados, se logra restablecer la movilidad.

Este ajuste quiropráctico puede causar incomodidad o un dolor leve que generalmente desaparece en 12 a 48 horas.

Indicaciones de la quiropraxia

Es recomendable que el tratamiento quiropráctico sea prescrito con antelación por un médico, que con anterioridad tiene que haber descartado que el dolor de espalda esté causado por inflamaciones o infecciones, ya que este tipo de problemas requiere de  tratamiento antibiótico. También es necesario detectar que el dolor no sea producido por un traumatismo.

La quiropraxia tiene como principales indicaciones las siguientes:

 

Lesiones musculares

Estas lesiones están localizadas en los ligamentos o bien por el desplazamiento de los discos vertebrales.

Su origen es muy diverso. Y el tratamiento quiropráctico para estas lesiones tiene que ser indicado por un médico y nunca realizarse en la fase aguda, donde lo ideal es guardar reposo y el uso de calmantes, si bien se puede tratar con acupuntura o la aplicación de calor.

Pasada la fase aguda puede llevarse a cabo el tratamiento quiropráctico que combinado con el cambio de hábitos en las posturas habituales, puede eliminar problemas relacionados con la lumbalgia y la ciática.

 

Lesiones artríticas

Estas lesiones están producidas por la artrosis, que son afecciones degenerativas que provocan salientes tanto óseos como cartilaginosos que terminan soldando unas vertebras con otras, produciendo pérdida de la movilidad y un gran dolor.

Estas dolencias se producen habitualmente en las vértebras cervicales, al final de la espalda, y en la articulación lumbosacra, todas estas zonas muy delicadas debido a su gran movilidad. Estos dolores pueden trasladarse a las extremidades y en el caso de la articulación lumbosacra producir lumbagos o ciáticas.

La artritis se produce como efecto de la edad, pero se puede retrasar su aparición gracias al ejercicio físico, cargando peso de la forma adecuada y  adoptando hábitos de posturas adecuadas. Tanto los masajes como la práctica de la natación ayudan a crear una musculatura armónica como prevención a estos problemas.

Existen otras muchas dolencias como malformaciones adquiridas, hernias discales, etc. Que necesariamente necesitan un diagnóstico médico previo además de la coordinación entre el médico y el quiropráctico para un tratamiento adecuado.

La quiropráctica es el método de curación natural más elegido por aquellos que se centran en mantener su salud de forma natural para ayudar a su cuerpo a resistir las enfermedades y  personas que buscan atención médica complementaria o alternativa para afecciones agudas y crónicas.
 

Gracias por compartir