Homeopatía

Homeopatía

 

La homeopatía es una práctica de medicina natural, que se lleva a cabo desde hace más de 200 años. La naturaleza holística de la homeopatía trata a cada persona como un individuo único considerando su cuerpo, mente, espíritu y emociones en el manejo y prevención de la enfermedad. Su objetivo es estimular la propia capacidad de auto-curación del cuerpo humano.

Que es la homeopatía

La homeopatía es una  medicina natural complementaria o alternativa y se usa para tratar una amplia gama de afecciones, que incluyen trastornos y enfermedades tanto físicas como psicológicas.

Su práctica se basa en un amplio estudio del paciente y sus síntomas, para a continuación llevar a cabo tratamientos que utilizan sustancias altamente diluidas, que según sus practicantes puede conseguir que el cuerpo se cure a sí mismo.

A pesar de la importancia que el homeópata da a los síntomas y signos de cada enfermedad, no renunciará nunca a los análisis de laboratorio, patológicos, radiológicos o de cualquier otra índole, llevados a cabo por la medicina tradicional. Lo mismo hará con el empleo de fármacos tradicionales o incluso con la cirugía cuando ésta sea necesaria.

Historia de la homeopatía

En el siglo XVIII, el médico alemán Samuel Hahnermann  (1755- 1843), abandonó su profesión desengañado por las limitaciones que ofrecía la ciencia médica de entonces, que lamentablemente cosechaba más fracasos que éxitos. No obstante su espíritu inquieto y su necesidad de investigar por diferentes caminos le llevaron a diversos descubrimientos.

Entre los años 1790 y 1810 llevó a cabo una serie de estudios y experimentos, en el que él mismo y personas sanas cercanas a su entorno, procedieron a tomar diversos medicamentos. A partir de los resultados obtenidos Hahnermann realizó sus teorías que desde ese momento constituyeron el cuerpo doctrinal de la homeopatía.

Hahnermann llegó  a la conclusión de que el conjunto de síntomas y signos de una enfermedad, constituían el esfuerzo de todo el organismo para curarse a sí mismo. Basándose en estos principios acuñó el término Homeopatia (proveniente del griego omoios, igual y pathos, sentimiento), para describir un método de curación basado en el uso de medicamentos y sustancias con capacidad para actuar sobre el enfermo y la enfermedad como un todo.

Hahnermann también utilizó el término alopatía (del griego alloios, otro, y pathos, sentimiento) para referirse a la medicina convencional.

 

El método homeopático de Samuel Hahnermann

De todos los estudios y experimentos que Hahnermann llevó  a cabo extrajo dos conclusiones:

  • Las sustancias medicinales producen en las personas sanas una muestra estandarizada de síntomas y signos; una patogenesia.
  • La medicina capaz de provocar síntomas cercanos a los de la enfermedad es la más apropiada para tratarla, generando una respuesta curativa en el organismo del paciente.

Este método homeopático recupera el principio clásico que formuló Hipocrates donde indica que “lo similar, cura a lo similar”.

Este nuevo método representó para su época una nueva forma de tratar y entender las enfermedades y comenzaron a basarse más en hechos que en opiniones y teorías como venía haciendo la medicina tradicional.

Tras más de 20 años de trabajo Hahnermann publicó los resultados de la sintomatología producida por más de 90 medicamentos, describiendo las principales propiedades terapéuticas de cada sustancia.

La farmacología homeopática

Hoy en día la farmacia homeopática reconoce más de 2.000 remedios a los que cada día se suman más.

La gran mayoría de los mismos provienen de las plantas, tanto en forma de hojas, tallos, raíces o frutos. Si bien otras tienen otras procedencias ya sean minerales (tierras,minerales, elementos simples y compuestos) o animales (en los que también se incluye algún veneno).

También existen sustancias provenientes de enfermedades, que son elaboradas a partir de secreciones, saliva, etc.

El conocimiento de la acción medicinal de cualquier sustancia es constantemente investigada por los profesionales homeópatas. No desestimando los fármacos convencionales, remedios populares, etc.

Es tan amplio el número de fármacos homeopáticos que no es difícil encontrar el indicado para combatir la mayoría de las enfermedades. Por otro lado,  su uso es tan simple que cualquier persona con conocimientos básicos de homeopatía puede comenzar a utilizarlos e ir adquiriendo los conocimientos y la experiencia necesaria.

 

Que es la homeopatía

El concepto de Fuerza Vital

Como pasa en la gran mayoría de las medicinas naturalistas, la homeopatía continúa la tradición vitalista de la medicina basada en las propiedades auto-curativas del propio cuerpo humano, que se puede resumir como:

La curación es básicamente autocuración, cualidad inherente a todos los seres vivos. Además es un esfuerzo que realiza todo el organismo y no solamente una parte aislada del mismo.

Hahnermann describió este concepto como “Fuerza Vital”, y viene a ser lo que la ciencia conoce como “integridad bioenergética de los seres vivos”. La homeopatía defiende que muchas enfermedades son primariamente una alteración de la fuerza vital, que en cada paciente se manifiestan en respuestas físicas, mentales y emocionales.

En los tratamientos homeopáticos se tiene en cuenta siempre los pensamientos y sentimientos del paciente así como sus síntomas emocionales y mentales, con el fin de buscar el remedio que influya en la totalidad de la persona.

Diagnosis y tratamientos homeopáticos

Antes de encontrar el remedio para una enfermedad el homeópata llevará  a cabo una recogida de datos y un estudio concienzudo del historial clínico del paciente. Insistiendo no solamente en la localización de los síntomas y signos físicos  que le afectan, sino que también tendrá muy en cuenta sus emociones y sentimientos.

Cuando se tiene un perfil claro de la enfermedad se procede a buscar los remedios que producen los síntomas más parecidos a los que sufre el paciente. En la gran mayoría de los casos se dictamina un único remedio para cada paciente, aunque en ocasiones pueden combinarse diferentes remedios simples.

Una vez que se ha elegido el remedio más eficaz se procede a administrar siempre utilizando la dosis mínima posible y en muy pocas ocasiones repitiendo el tratamiento. Esta utilización de dosis tan pequeñas hace prácticamente improbable la aparición de efectos colaterales perjudiciales para el paciente.

Una de las controversias que muestra la medicina natural hacia la homeopatía es que se le hace difícil aceptar la capacidad de acción de dosis tan pequeñas.

En ocasiones podemos encontrar que el remedio aplicado potencia la “fuerza vital” en el paciente, lo que puede producir un agravamiento temporal de los síntomas, esto es un buen indicador de que se ha elegido el tratamiento adecuado y que tras estos síntomas transitorios seguirá la recuperación plena.

Como se debe realizar un tratamiento homeopático

Los diferentes remedios homeopáticos deben de ingerirse solos, evitando tomar nada durante los 30 minutos anteriores o posteriores.

Durante el tiempo que dura un tratamiento no debe de tomarse café, productos aromáticos o alcanforados ni hierbas medicinales.

Si bien los fármacos tradicionales interfieren en los tratamientos homeopáticos, su uso no debe de interrumpirse en casos de enfermedades o dolencias graves.

Por motivo de su gran potencial sinérgico no puede iniciarse un tratamiento homeopático a la vez que los de acupuntura o masajes quiroprácticos. Si estos tratamientos se han iniciado anteriormente pueden proseguirse sin problemas.

Que enfermedades cura la homeopatía

La homeopatía esta especialmente recomendada para:

  • Dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Fatiga crónica.
  • Dolores premenstruales.
  • Asma.
  • Infecciones de oído.
  • Fiebre de heno.
  • Condiciones de salud mental, como depresión, estrés y ansiedad.
  • Alergias.
  • Dermatitis.
  • Artritis.
  • Alta presión sanguínea.

Además de:

  • Enfermedades que no contemplan tratamientos convencionales efectivos.
  • Problemas que necesitan del uso crónico de fármacos convencionales.

En resumen, la homeopatía es eficaz en aquellas enfermedades en las que la fuerza vital del paciente se conserva, puesto que su objetivo es la reactivación de la capacidad curativa del cuerpo humano.

El futuro de la homeopatía

Hoy en día la gran mayoría de países desarrollados tienen un gran número de escuelas de homeopatía, y en algunos de ellos se otorga un certificado académico. Muchos médicos comienzan a adentrarse en esta disciplina al terminar sus carreras de medicina convencional.

Atención. En algunos países no existe una regulación legal sobre los médicos homeópatas. Esto significa que cualquier persona puede practicar como homeópata, incluso sin tener estudios, calificaciones o experiencia.

Incluso son conocidos casos en los que los médicos tradicionales al enfrentarse a ciertas dolencias, aconsejan al paciente a acudir a profesionales homeópatas, con la seguridad de que serán tratados con la metodología más adecuada.

Sin duda la homeopatía puede ser una gran manera de cuidar tu salud de forma natural.

Gracias por compartir